La extinción de especies avanza a un ritmo sin precedentes: Gerardo Ceballos

“Pese a que en los últimos 10 años se han descubierto unas 600 nuevas especies de mamíferos en el mundo, muchos presentan rangos geográficos muy limitados en regiones con rápida destrucción del hábitat”.

 

 

Samuel López López / Enviado Especial. 

 

 

PUERTO ESPAÑA,  TRINIDAD & TOBAGO. El crecimiento de la población humana, la interrupción de especies, la pérdida de hábitats, la sobreexplotación, las enfermedades emergentes, las especies invasoras, la toxificación, el consumo y la eficiencia tecnológica, son considerados como los problemas más graves para el medio ambiente.

Dichos factores estarían directamente relacionados con la pérdida de biodiversidad, destacó el científico mexicano Gerardo Ceballos, durante la conferencia La población de vertebrados y las pérdida de especies, la sexta extinción masiva y el futuro de la biodiversidad, con la que dio apertura al Congreso Latinoamericano y del Caribe de Biología de la Conservación (LACCCB2018), el 26 de julio, en la Universidad de las Indias Occidentales St. Augustine.

“Pese a que en los últimos 10 años se han descubierto alrededor de 600 nuevas especies de mamíferos en el mundo, muchos presentan rangos geográficos muy limitados en regiones con rápida destrucción del hábitat”.

Gerardo Ceballos

Ceballos llamó la atención del auditorio al indicar que la extinción de especies causada por actividades antropogénicas está ocurriendo a un ritmo sin precedentes: “La extinción de especies es irreversible y tiene graves efectos en los servicios ecosistémicos, muchos vitales para la vida humana. Los vertebrados que se han extinto en los últimos 100 años debían tener 10.000 años más para desaparecer. Si los descensos y las pérdidas de la población se tienen en cuenta, los investigadores proponen que la gravedad del episodio de extinción actual se vuelve mucho más evidente”.

El investigador —quien se desempeña como profesor titular del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y es pionero en el mundo en Ecología y Conservación— resaltó los beneficios de la regulación de los procesos de los ecosistemas: calidad del aire, clima, erosión, purificación del agua, regulación de enfermedades, plagas, polinización y peligros naturales.

“Esta forma de conservación es sin duda a la que todos los humanos tenemos que llegar, se necesitan acuerdos para reducir el crecimiento de la población humana, el consumo y la utilización de tecnologías más eficientes. Las próximas dos o tres décadas serán fundamentales para el futuro de los mamíferos en la tierra. Se requiere creatividad, mentes abiertas, dedicación y pasión. ¡El desafío depende de nosotros!”.

*Con el apoyo de Earth Journalism Network. 

Foto: Samuel López López/Red Prensa Verde – Yuca Pelá

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *